10 CLAVES PARA NO IR NERVIOSO AL EXAMEN TEÓRICO DE COCHE

Sacarse el carné de coche es una de las experiencias más importantes que vamos a tener en nuestra juventud. Es uno de los grandes hitos que alcanzamos en nuestra vida. Gracias al carné vamos a disfrutar, entre otras cosas, de libertad de movimientos, autonomía, privacidad y mayores oportunidades laborales.

 

TEST AEOL

 

Por tanto, es normal que el momento de presentarnos al examen teórico de conducir sea un día cargado de emociones, expectativas y sueños. Y cuando algo tan importante está en juego, también las inseguridades y los miedos aparecen de forma automática y natural.

Sí, estás leyendo bien, aunque este artículo se titula “cómo no ir nervioso al examen del coche”, lo primero que te vamos a decir es que IR NERVIOSO ES NORMAL.

La ansiedad es la manera que tiene nuestro cuerpo de afrontar una situación que interpreta como amenazante. Cuando estás ante una situación, como es la del examen teórico de conducir, en la que te estás jugando algo que es importante para ti, es normal que tu cuerpo se ponga en modo lucha. Pero esto no es necesariamente un mal plan para ti. La ansiedad (siempre dentro de unos límites) va a hacer cosas buenas para ti:

 

  • Te ayudará a que focalices la atención en aquello que es importante (eso te ayudará a que los días antes del examen dediques más tiempo a hacer los tests de Aeol y un poquito menos a las redes sociales).
  • Hará que aumente tu motivación para estudiar e ir a la autoescuela.
  • Que la preocupación por aprobar el examen, te ayude a tener presente ese objetivo y por tanto a planificarte mejor
  • Que no “caigas dos veces en la misma piedra” y detectes con más facilidad los errores que tienes en los tests.

 

TEST AEOL

 

Pero, como decíamos más arriba, lo importante es que mantengas los límites de la ansiedad dentro de unos límites saludables.  Para ello, vamos a darte algunos tips y estrategias psicológicas que te ayudarán a que los nervios sean tu aliado y no tu enemigo.

 

  1. Preparándote el examen: Por supuesto, el primer paso de todos es elegir bien tu autoescuela e ir al examen sabiendo que vas bien preparado. El profesor de tu autoescuela es la persona mejor preparada para resolver todas tus dudas y darte todas las estrategias para estudiar el manual.
  2. Cuando tengas los conceptos claros, puedes empezar a hacer los tests de Aeol, para entrenarte en el tipo de preguntas que realiza la DGT y simular al máximo la situación de examen.
  3. Poco a poco, irás detectando cuáles son tus puntos fuertes y débiles del temario. Refuerza con tu profesor los aspectos que más te cuestan y hazte esquemas de estos contenidos. Seguro que tú autoescuela tiene material preparado con las dudas más habituales.
  4. Antes del examen: El día antes del examen, lo ideal es que yo no hagas ningún test ni abras el libro. Dedícate a otras actividades que te ayuden a desconectar y a relajarte: haz deporte moderado, pasea, queda con tus amigos… El trabajo duro ya está hecho, y necesitas que tu cerebro descanse.
  5. Haz ejercicio ligero, esto te dará la suficiente sensación de cansancio para ayudar al sueño, pero no te activará en exceso algo que ocurriría si el ejercicio es intenso).
  6. Intenta dormir bien la noche anterior. Para facilitar el sueño, haz una cena ligera y tómate alguna bebida caliente o una ducha caliente antes de ir a dormir. Si ves que no concilias el sueño, no luches por dormirte (dormirse, y querer dormirse, ¡son dos actos incompatibles!), simplemente centra tu atención en la respiración y observa cómo fluye el aire dentro de ti.
  7. El día del examen: Levántate con tiempo y sé puntual. Asegúrate de que tienes todo lo que necesitas para el examen preparado.
  8. De camino al examen o en el lugar del examen, es probable que veas a muchas personas repasando los cinco minutos antes de entrar. Pero esto solo ayuda a aumentar los nervios de manera innecesaria. Y aunque te sirva para repasar algún de detalle, el aumento de nervios que te provocará puede que te bloquee y que te haga cometer más fallos. Así que confía en lo que sabes.
  9. Cuidado con el sesgo negativo. Seguro que hay partes del manual que dominas menos, pero intenta concentrarte en tus fortalezas antes del examen, trayendo a la mente todas esas experiencias reforzantes que has vivido mientras te preparabas los test. En situaciones de estrés la mente tiende a centrarse en el peligro, así que tendrás que esforzarte en llevarle por el camino de los pensamientos positivos.
  10. Cuando estés dentro del aula, haz tres respiraciones profundas, fijándote en como entra el aire por tu nariz, cómo se elevan tus hombros, cómo el aire recorre tu pecho, tu espalda tus pulmones, cómo se eleva tu vientre, y cómo después todo hace el camino inverso. Piensa solo en todos esos cambios corporales cuando respiras. Cuando hayas terminado, empieza con el examen.

 

Y recuerda, el examen de coche es algo importante para ti. No evites estar nervioso, acéptalo como algo natural y entonces los nervios serán tu aliado.

 

10 CLAVES PARA NO IR NERVIOSO AL EXAMEN TEÓRICO DE COCHE

Escrito por Dra. Ana Martí-Belda, psicóloga y asesora en AEOL.

Dejar una respuesta